Estilo de vida

Resignificar lo femenino


Dejemos de estereotiparnos, SOMOS INDEFINIBLES.



El 8 de marzo no se “celebra” el día de haber nacido con determinada asignación biológica, realmente no es algo para celebrar... Es un día para conmemorar la lucha de la mujer por igualdad de oportunidades y participación en la sociedad y para revisar cómo vamos todas las mujeres en ese proceso y qué lo sigue obstaculizando. Es un día para darnos cuenta, amigas.



Uno de esos obstáculos son las limitaciones y paradigmas con que crecemos, esos roles de género que nos asignan desde que nacemos y nos enseñan una idea de lo femenino, asociada a debilidad, fragilidad, maternidad, estereotipos de belleza y lo masculino, asociada a todo lo opuesto como fuerza física, no llorar o esconder emociones.

El daño que eso nos ha hecho como sociedad se evidencia en la desigualdad de poderes entre hombres y mujeres y en todo lo que esto implica (menos oportunidades, violencias), pero cada vez somos más conscientes de esto y cada vez somos más quienes decidimos hacer algo para cambiar ese panorama; para eso nos sirve el feminismo.

Existen muchos mitos y desinformación en torno a esa palabra y creo que para desmitificar solo hace falta que alguien nos lo explique de manera sencilla y con cariño ;)

Feminista es toda persona que:

• Cree en la igualdad social, política y económica de los sexos.

• Quiere que TODAS las mujeres sean tratadas como personas libres, dignas e iguales a los hombres y que vivan bien.

• Defiende que se reivindiquen y respeten los derechos de las mujeres para poder alcanzar ese estado de igualdad.



¡No existe un estereotipo correcto para ser feminista! El feminismo nos libera precisamente de los estereotipos que siempre nos han impuesto y con los que cargamos. Lo cierto es que somos tan diversas y cada vez más libres y autónomas que encasillarnos es simplemente IMPOSIBLE.



Así como existen infinitas formas de ser mujer y existimos millones de mujeres que queremos que a todas se nos garanticen condiciones de igualdad y una buena vida, existen infinitas formas de ser feminista, ¡dejemos de estereotiparlo todo! Y esto aplica también a “lo femenino”. Dejemos de pensar en binario y vamos a soñar en infinito, que nadie nos diga lo que puede y no puede ser una mujer porque nadie tiene la última palabra en eso, solo nosotras.

Y por eso decido esta vez no hacer un look de mujer empoderada ejecutiva, en un espacio de poder. Soy una mujer feminista, poderosa, fuerte, llena de contradicciones, que disfruta la vida, que se preocupa por las condiciones de las demás mujeres y no por eso voy a dejar de vestirme y maquillarme como a mí me gusta porque no necesito demostrarle nada a nadie.



Mi labial rojo, mi cat-eye negro, mis accesorios no me hacen más o menos feminista ni más o menos femenina, ni mucho menos más o menos mujer; sencillamente me hacen dueña de mis gustos, de mi estilo y de mi imagen.



Conmemoremos este día de la mujer siendo nosotras quienes decidamos qué es lo femenino para cada una y celebrando esas decisiones en las demás, porque para eso también nos sirve el feminismo, para celebrarnos entre todas.